Vuelvo a mayo de 1937

17841_60f8dd3f268c60688ee60e637c995671_mdsq

Los veo parados en los portones formales de sus universidades

Veo a mi padre salir caminando

bajo el arco de piedra ocre,

los ladrillos rojos destellando

como platos de sangre aplanados detrás de su cabeza.

Veo a mi madre cargando unos pocos libros livianos sobre la cadera,

parada delante del pilar de ladrillos pequeños,

el portón de hierro forjado abierto aún a sus espaldas,

las puntas de lanza brillando en el aire de mayo,

están a punto de graduarse, a punto de casarse,

son chicos, son tontos, todo lo que saben es que

son inocentes, que nunca dañarían a nadie.

Quiero acercarme a ellos y decirles: Deténganse,

no lo hagan: ella es la mujer equivocada,

él es el hombre equivocado, van a hacer cosas

que no imaginan que podrían hacer,

van a hacerles cosas malas a niños,

van a sufrir de maneras que hoy ni conocen,

van a querer morirse. Quiero acercarme a ellos,

en la luz de mayo tardío y decirlo,

su cara bella y hambrienta girando hacia mí,

su cuerpo intacto y penoso,

el rostro apuesto y arrogante de él girando hacia mí,

Pero no lo hago. Quiero vivir. Los agarro

como muñecas de papel –un hombre y una mujer-

y los choco a la altura de las caderas

cual astillas de pedernal

hasta hacer saltar las chispas. Digo:

Hagan lo que tengan que hacer,

y yo lo contaré.

Sharon Olds

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s