La aventura más osada

Tantas vías de escape, tantas distracciones, tantos caminos que se abren y convocan a cada paso. Qué fácil es dejarse llevar por alguno de ellos y entender que el desafío es el próximo logro, la conquista que permanece esquiva, el mérito que nos traerá, al fin, la paz deseada.

Libros por escribir, ideas por parir, un mundo que espera ser moldeado por nuestras ansiosas manos; todo el hacer, todo el apuro, aguardando nuestro próximo paso.

Pero en la tarde otoñal, una escena familiar pequeña y cotidiana basta para romper el hechizo. El corazón se apaciga, la mirada se aquieta. Y en lugar de hacer, soltamos. En vez de perseguir, recibimos. En tren de partir, arribamos.

Las verdaderas aventuras llaman en susurros y no siempre llevan lejos. Pero esconden un  secreto, premio de amantes y esperanzados: en los confines de esa sencillez, todas las conquistas, todo el mérito. 

Chesterton

Anuncios

Un comentario en “La aventura más osada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s