Bondad

Tibet, 2001
Tibet, 2001

No sabrás lo que es la bondad

si no has perdido nada antes,

si nos has sentido el futuro disolverse,

como sal en un caldo débil.

Lo que tenías en tu mano,

lo que contabas y guardabas con recelo,

todo eso debe irse para que sepas

Lo desolado que puede ser el paisaje entre

las regiones de la bondad.

Cómo viajas y viajas,

pensando que el micro no se detendrá,

que los pasajeros que comen pollo y maíz

mirarán por la ventana para siempre.

Antes de comprender la tierna gravedad

de la bondad

debes viajar allí donde el indio con el poncho blanco

yace muerto al costado de la ruta.

Debes pensar que podrías ser tú,

que él también era alguien que viajaba

por la noche con planes,

y el sencillo aliento que lo mantenía vivo.

Antes de conocer a la bondad

como la cosa más profunda

debes saber que el dolor es la otra

cosa más profunda.

Debes despertarte con tristeza.

Debes hablar con ella hasta que tu voz

se entreteja en la red de todas las tristezas

y veas el tamaño de la trama.

Entonces solo la bondad quedará en pie.

Solo la bondad, que te ata los zapatos

y te empuja al mundo a enviar cartas

y comprar pan.

Sólo la bondad que levanta su cabeza

entre la multitud del mundo y dice:

“Es a ti a quien estado buscando”

Y luego va contigo por todas partes

como una sombra, como un amigo.

Naomi Shihab Nye

Foto: Steve McCurry (Tíbet).

Anuncios

2 comentarios en “Bondad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s