La piedra de la mujer sabia

grandmother-and-cat-miyoko-ihara-fukumaru-2 Una mujer sabia que caminaba por las montañas encontró una piedra preciosa en un arroyo. Al día siguiente se topó con otro viajante que parecía hambriento, y la mujer sabia abrió su bolsa para ofrecerle alimento. El viajante hambriento vio la piedra preciosa, y le pidió a la mujer que se la diera. Ella lo hizo sin dudar.

El viajante siguió su camino, alegrándose de su buena fortuna. Sabía que esa piedra valía tanto como para mantenerlo cómodo y seguro por el resto de su vida. Pero unos días más tarde volvió en busca de la anciana.

“He estado pensando”, le dijo. “Sé cuán valiosa es esta piedra, pero se la devuelvo con la esperanza de que me dé algo aún más valioso: por favor, deme aquello que posee que hizo posible que me diera esta piedra.”

Autor desconocido.

Foto: Miyoko Ihara.

Anuncios